Te llamamos
gratis

¿Qué le pasa al oído después de un ictus?

Sufrir un ictus y quedarse sordo de uno o de los dos oídos puede ir de la mano tras padecer este episodio cerebral.

sufrir un ictus y quedarse sordo

En nuestro blog del oído has aprendido a lo largo de estos años la relación que guarda la sordera con numerosas enfermedades. La celiaquía, la diabetes o la hipertensión son sólo algunas de ellas. Estas, junto con hábitos poco saludables, como pueden ser el alcohol o el tabaco, pueden tener un vínculo especial con el desarrollo de la pérdida auditiva. El ictus es otra de las enfermedades calificadas como posible causa de desarrollo de pérdida de oído. Y te vamos a contar por qué.

Lamentablemente, sufrir un ictus y quedarse sordo de uno o de los dos oídos puede ir de la mano tras padecer este episodio cerebral. Pero, ¿qué es realmente un ictus? 

El ictus es una enfermedad cardiovascular que afecta a los vasos sanguíneos del cerebro. Aparece cuando la circulación sanguínea del cerebro sufre un trastorno brusco que puede proceder de una obstrucción o de una hemorragia. Se trata de un episodio duro tanto para la persona que lo padece como para las familias de los afectados.

Ambas partes se apoyan mutuamente y gracias al Día Mundial del ICTUS celebrado cada 29 de octubre, distintas asociaciones y grupos de personas afectadas por esta enfermedad se unen para concienciar sobre la prevención del ictus y sensibilizar también sobre la gravedad del infarto cerebral.

Según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2016, el ictus es la segunda causa de muerte de España siendo la primera en mujeres y la tercera en los hombres. El fallecimiento por accidentes cerebrovasculares es una de las causas de mortalidad más comunes en nuestro país.

Ahora que tienes algún dato más sobre el ictus, vamos a explicarte por qué puedes quedarte sordo después de sufrir un derrame cerebral. Ha llegado el momento de responderte todas las dudas que puedas tener para tener conciencia de ello y saber cómo actuar en este caso.

¿Por qué puede un ictus afectar al oído?

Cuando surgen daños en el cerebro es fundamental fijarse en qué partes han quedado dañadas para adelantarnos a las consecuencias que pudieran aparecer a lo largo del tiempo. Dependiendo de a qué región del cerebro afecte el ictus, la relación de las zonas afectadas y los síntomas serán distintas.

Cuando afecta a la zona del lóbulo temporal, la persona empieza a experimentar problemas con el lenguaje y falta de audición y de vista. Esta zona se encuentra muy próxima a la sien y por lo tanto, el oído no es capaz o le cuesta transmitir el sonido al cerebro para que lo interprete.

Pero además, de forma posterior, el ictus puede llevar consigo otras consecuencias relacionadas con la audición y el oído. Puede que la persona afectada empiece a notar ruido o un pequeño zumbido muy molesto en el oído. Puede también empezar a molestarle algunos ruidos cotidianos como el de la lavadora centrifugando o sentirse aturdido en ambientes con mucho jaleo por las diferentes intensidades de sonidos. Los vértigos y situaciones de desequilibrio también pueden aparecer tras sufrir un ictus leve, según comentan desde el portal ‘Muy Saludable’ de Sanitas.

En estos casos, ante la alarma de sufrir hiperacusia, es recomendable acudir a un especialista para tratar de aminorar o enmascarar los acúfenos con el tratamiento indicado. En Audifón, podemos hacerte una revisión auditiva posterior y comprobar que todo está funcionando correctamente. Solo tienes que localizar tu centro auditivo más cercano a casa.

¿Después de ictus se puede recuperar el oído?

El audífono puede ser la alternativa para la pérdida auditiva de un solo oído. Un audífono no sólo es un dispositivo vital para la escucha, sino que también es un estimulante para que el cerebro recuerde los sonidos que creía haber olvidado. Tras pasar por un ictus es probable experimentar hiperacusia o pérdida de audición. Entrenar el oído, en este caso, juega un papel fundamental en estos casos para recuperar la memoria auditiva del paciente.

¿Puede sufrir un infarto el oído?

La respuesta es sí. La sordera súbita aparece de forma inesperada y es común que lo haga alrededor de los 50 años. El oído interno interrumpe su funcionamiento y aparece una sensación de vértigos y zumbidos en los oídos. Las causas son un poco difusas, según manifiestan los especialistas pero no hay duda de que el riesgo sanguíneo en el oído interno es uno de los factores importantes.

Según un estudio realizado durante cinco años en Taiwán, la sordera repentina puede ser un signo de alerta de un futuro ictus.

Sabiendo un poco más sobre esta conexión entre el oído y el cerebro, procura llevar una vida sana y sigue cuidando tu salud auditiva.

Por favor, valora el artículo

Te llamamos gratis

Déjanos tus datos y te atenderemos lo antes posible para resolver todas tus dudas. Recuerda que también puedes llamarnos al 902 303 306 o al 91 436 25 99.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Grupo Audifón como Responsable del Tratamiento, le informa que los datos personales recogidos tienen como finalidad: a) Gestionar la reserva de citas o resolver su solicitud b) Envío de comunicaciones comerciales relacionadas con productos y servicios Audifón. La base legal es el Consentimiento del interesado. Se prevé la cesión de datos a Centros Audifón (Grupo Audifón) y Franquiciados para la gestión de su visita o solicitud. Usted podrá ejercer sus derechos y encontrar información adicional sobre el tratamiento de sus datos en nuestra Política de privacidad .

Todos los derechos reservados. Nota Legal Política de privacidad Cookies

Uso de Cookies

audifon.es utiliza cookies propias y de terceros para analizar el tráfico de la web y mejorar su navegación. Si continúa navegando o acepta su uso se considera que acepta el uso de cookies. Para obtener más información o modificar la configuración visite nuestra Política de cookies