Te llamamos
gratis

Los antibióticos que dañan al oído

No abuses de estos fármacos porque son dañinos para el oído y tu audición.

antibióticos malos oído

Los antibióticos realizan la función de combatir infecciones causadas por bacterias. Aunque son medicamentos efectivos para acabar con los ataques infecciosos a nuestro cuerpo, su abuso puede causar a la larga otros problemas de salud, como por ejemplo, pérdida auditiva.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), los antibióticos únicamente funcionan como tratamiento para las infecciones causadas por bacterias y los médicos y especialistas recomiendan su uso o ingesta siempre y cuando sea estrictamente necesario. Como es el caso de las infecciones auditivas del oído medio o como tratamiento para acabar con la otitis de nadador.

En el caso del tipo de antibióticos o medicamentos que son una amenaza para los oídos y la degradación de la audición reciben un nombre particular. Se trata de los medicamentos ototóxicos. Cuando un paciente desarrolla ototoxicidad significa que tiene problemas de equilibrio o alguno relacionado con los oídos. La ototoxicidad aparece cuando la persona recibe más dosis de lo normal de esos fármacos para tratar esas infecciones u otras enfermedades. Este abuso tiene repercusiones para el organismo, ya que los microorganismos se vuelven más resistentes a los antibióticos y estos pierden eficacia.

¿Para qué se prescriben antibióticos en enfermedades o problemas relacionados con la audición?

  • Supuración de oído
  • Otitis media y aguda
  • Otitis infantil (incluyendo los bebés)
  • Taponamiento de oídos
  • Infecciones de oído y garganta

¿Pero cuáles son los medicamentos llamados ototóxicos?

  • Antibióticos aminoglucósidos (gentamicina, estreptomicina y neomicina). Se aplican para tratar infecciones de carácter grave como la tuberculosis o septicemia. Son bastante utilizados debido a su bajo coste.
  • Fármacos para la quimioterapia (ciclofosfamida, el cisplatino, la bleomicina y el carboplatino) usados para tratar el cáncer.
  • Medicamentos diuréticos (como la furosemida). Aumenta la eliminación de la orina y reduce la presión arterial, pero puede causar en el paciente sordera permanente y alteraciones en el nervio auditivo.

Otros fármacos comunes que pueden convertirse en medicamentos tóxicos para el oído son:

  • Paracetamol. Según varios estudios, las mujeres que toman paracetamol o ibuprofeno durante un período de más de 6 años están en riesgo de padecer pérdida de audición. Y en personas menores de 50 años, tomar paracetamol puede suponer aumentar el riesgo de padecer problemas de audición.
  • Ibuprofeno. El abuso del ibuprofeno aumenta ese riesgo en personas que tampoco pasan de los 50 años y, además, pueden propiciar la aparición de acúfenos como también ocurre con la aspirina.
  • Aspirina.

Si estás tomando alguno de estos medicamentos, ¿cómo puedes saber si te están produciendo un efecto nocivo para tus oídos? Estos algunas de las señales que tu cuerpo te está enviando:

  • Puede que simplemente no te estés dando cuenta
  • Pérdida mínima de la audición
  • Zumbidos en los oídos
  • Sentir sonidos extraños, como pitidos, rumores o rugidos
  • Desorientación y mareos
  • Desequilibrio
  • Pérdida de la audición bilateral
  • Pérdida auditiva profunda (sordera profunda)
  • Náuseas o vómitos
  • Diarrea
  • Cambios en la presión arterial y frecuencia cardíaca

Y si te estás preguntando cómo se puede diagnosticar que la causa de la pérdida de audición proceda de los medicamentos dañinos para el oído, lamentablemente no vas a encontrar la respuesta. No existe ninguna forma de comprobar si el fármaco es el punto de partida de la ototoxicidad. Pero como profesionales en el cuidado de la audición, desde Audifon Grupo Audika te invitamos a revisar gratuitamente tus oídos. Así, nuestros audioprotesistas sabrán si existe déficit auditivo y podrán prescribirte el tratamiento adecuado adaptado a tu caso particular.

Pide cita previa para tu audiometría y sal de dudas. Recuerda que es una prueba indolora y fiable para determinar el tipo de problema de oído y el grado de pérdida auditiva si lo hubiera.

¡Nos leemos y escuchamos en el próximo post!

Fuente: Informacion.es y AARP

 

Por favor, valora el artículo

Te llamamos gratis

Déjanos tus datos y te atenderemos lo antes posible para resolver todas tus dudas. Recuerda que también puedes llamarnos por teléfono al 900 62 21 49.

    INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
    Grupo Audika como Responsable del Tratamiento, le informa que los datos personales recogidos tienen como finalidad: a) Gestionar la reserva de citas o resolver su solicitud b) Envío de comunicaciones comerciales relacionadas con productos y servicios Audifón. La base legal es el Consentimiento del interesado. Se prevé la cesión de datos a Centros Audifón (Grupo Audika) y Franquiciados para la gestión de su visita o solicitud. Usted podrá ejercer sus derechos y encontrar información adicional sobre el tratamiento de sus datos en nuestra Política de privacidad .